Por Donald Herrera Terán

Dos razas se encuentran en conflicto permanente y profundo desde Génesis 3: La simiente de la Serpiente y la simiente de la Mujer.

Ambas razas edifican su entorno cultural de maneras diametralmente opuestas: La simiente de la Serpiente edifica una cultura basada en la mentira (S. Juan 8:44). Algunas de las mentiras con las que edifica esta raza son medias verdades. La cultura de la raza de la serpiente es holística: no hay área de la vida que no esté siendo afectada—o reclamada—por esta raza usurpadora. Esto es también lo que los Reformadores querían dar a entender cuando hablaban de la doctrina de la depravación total. Es decir, que cuando la raza usurpadora se aproxima a la economía, la educación, la política, la historia, la sociología, las matemáticas, las artes, los deportes, etc., no puede hacer a un lado sus presuposiciones basadas en su condición ética de rebeldía delante de Dios. En otras palabras, no vuelven neutros al momento de hablar de estos temas. La Ciudad (otro término bíblico para referirse a la cultura) que esta raza edifica tiene como punto de partida las ideas y conceptos del hombre.

La simiente de la Mujer (que es Cristo, el Señor: Gálatas 3:16; y por ende todos los comprados por Su sangre) edifica una cultura en términos de la VERDAD. Esta Verdad no es fruto de la inteligencia o del pensamiento autónomo de esta raza. Es una Verdad que le ha sido revelada. Esta raza piensa y razona a partir de esta Revelación. Son intérpretes y aplicadores de la Verdad revelada y de sus implicaciones. Esto los transforma en un pueblo profético: intérpretes de la Voz de Dios para todas las situaciones de la vida. Uno solo de los miembros de esta raza hablando la Verdad es más poderoso que un millón de miembros de la raza usurpadora hablando la mentira.

La Ciudad que la raza vencedora edifica es totalmente opuesta a la ciudad edificada por la raza usurpadora. La visión de la raza vencedora también es holística: no hay área de la vida que no esté siendo afectada—o reclamada—por esta raza. Esta afectación o reclamo lo hace sobre la base de la posición de Su Cabeza: Toda autoridad le ha sido dada en el cielo y en la tierra (Mateo 28:18). Y, por supuesto, cuando la raza vencedora se aproxima a la economía, la educación, la política, la historia, la sociología, las matemáticas, las artes, los deportes, etc., no puede hacer a un lado sus presuposiciones basadas en la Verdad que le ha sido confiada. Es decir, tampoco los miembros de la raza vencedora se tornan neutros al momento de hablar de estos temas. (¿O sí?)

El enorme choque entre las maneras de pensar de estas razas se ve en el tipo de Ciudad que ambas razas edifican. Es decir, la diferencia no sólo es de carácter personal e individual, sino también Cultural.

La pregunta que tenía que surgir tarde o temprano en este artículo es: ¿Quién está ganando la batalla cultural, la simiente de la Serpiente o la simiente vencedora? Un poco de información nos alumbrará en la respuesta:

Recientemente en un popular programa de radio de una emisora Cristiana estaban haciendo algunas reflexiones en torno a los datos obtenidos en una investigación de la realidad de la Iglesia Costarricense y efectuada por el Hno. Jorge I. Gómez V. y cuyos datos completos se encuentran en su libro "El Crecimiento y la Deserción en la Iglesia Evangélica Costarricense" publicado por IINDEF, 1996.

Uno de estos datos señala que dos terceras partes de los hijos nacidos en hogares evangélicos abandonan la Fe. Lo que llamó mi atención fue el énfasis del disertante del programa en la necesidad de fortalecer los programas internos de la Iglesia que atienden tal segmento de población. Sin duda alguna que algo importante ha sido señalado por este hermano; pero pienso que el simplismo de la solución sugerida refleja el mismo simplismo de la cosmovisión Cristiana contemporánea enseñada desde púlpitos y aulas de Seminario.

En ningún momento se cuestionó si este tipo de resultados no serían el fruto de un mensaje. Se daba por supuesto que el mensaje era el correcto. Pero, ¿lo es? Claro que el mensaje Cristiano contenido en la totalidad de la Revelación Bíblica (Antiguo y Nuevo Testamentos) es absoluta y totalmente Verdad. Pero, ¿es éste mensaje el mismo que el hermano disertante del programa estaba dando por sentado? ¿A qué mensaje están reaccionando estos hijos de familias evangélicas? ¿En qué cosas es diferente el mensaje actual del que recibieron esos hijos que ahora se encuentran apartados de la Fe? La diferencia que ahora se palpa, ¿está en la dirección correcta?

En el "mundo real" se está desarrollando una gigantesca conspiración en contra de la Fe Cristiana. Y este "mundo real" (la Ciudad edificada por la simiente usurpadora) - en muchas ocasiones—ha sido construido con ladrillos financiados por los mismos creyentes. Una mirada superficial a la educación secular bastará para entender este punto (véase por ejemplo el artículo "La Trampa para los Niños" en RyV de Julio y en este mes).

En el "mundo real" se escriben y promulgan leyes que son un desafío constante a la Fe. En el condado de Alameda, en California, EUA el sistema de educación en el hogar (conocido como Home Schooling) se encuentra bajo tremendo ataque. Cuatro familias han sido traídas frente al Comité de Revisión de Asistencia a la Escuela (SARB) y ahora este Comité está cuestionando la legalidad de la existencia de las Escuelas Hogareñas (tomado del World Net Daily). Las cuatro familias son miembros de la misma Iglesia. El Distrito Escolar Unificado de Berkeley está demandando que las familias provean evidencia de la asistencia de sus hijos a clases lo mismo que información con respecto al currículum. La Asociación Legal para la Defensa del Home School (HSLDA) dijo a World Net Daily que el SARB no tiene autoridad para requerir ninguna información tocante al currículum.

Pero el mensaje del Cristianismo contemporáneo dice: "No hay problema, mejoremos la Escuela Dominical. 40 horas en una escuela humanista estatal no afectarán el corazón y la mente de mi hijo. Los 40 minutos de la Escuela Dominical semanal le proveerán de una sólida cosmovisión Cristiana". No fue chiste, pero este es el mejor momento para reírse. Creo que la frase de mi amigo el pastor Víctor Quirós lo dice bien claro: "Es como una guerra de burro amarrado contra león suelto".

Todo vacío dejado por el Cristianismo será ocupado automáticamente por los enemigos de la Fe. Y lo que hagan con ese lugar será dirigido en contra de la Fe. ¡Porque esto forma parte de la misma naturaleza de la simiente usurpadora! Su compromiso ético con el pecado se mostrará en todas las áreas que toquen. Como la leyenda mitológica del Rey Midas que todo cuanto tocaba lo convertía en oro, en el caso de la simiente usurpadora todo cuanto toque lo convertirá en arma contra el Evangelio. Algunas de las armas que producirá serán de carácter religioso. En realidad todo lo que produzca será de carácter religioso, pero me refiero concretamente a "religiones" de carácter humanista: con el hombre como centro y meta.

La versión del evangelio que ve la salvación del individuo como la razón última de la existencia de Dios no es sino el resultado "natural" de siglos de condicionamiento teológico desde categorías humanistas. El Hijo, Cristo Jesús, no es el centro de tal mensaje sino el instrumento para colocar al hombre en el estado pleno llamado salvación. El Creador al servicio de la criatura. Dios en función del hombre. El mundo "real" nos enseñó a pensar en tales categorías. Pero como sirve al ídolo moderno del iglecrecimiento, ¡qué siga la fiesta!

El mundo "real" produce Hitlers. No sólo el Hitler literal de 1939 sino Hitlers en el campo educativo, las ciencias sociales, la economía, el comercio, los negocios y la religión. La cultura del mundo "real" no puede producir otra cosa.

Esto es lo que dijo uno de los "expertos" en educación de Harvard: "Nuestra idea de ser educado, me temo, es obsoleta porque descansa en una definición fosilizada y clásica ... El concepto "tradicional" actual de ser educado tiene que ver con la habilidad de leer y escribir. Pero la pregunta real que nos confronta hoy es: ¿Cómo ayudamos a los ciudadanos a funcionar adecuadamente en la sociedad? ¿Cómo pueden adquirir las habilidades necesarias para solucionar sus problemas? ¿En realidad deseamos, por ejemplo, enseñar a la gente a realizar un montón de sumas o a escribir "con una hermosa letra" cuando tienen calculadoras de mano de apenas cinco dólares o un procesador de texto con el cual trabajar? O ¿En realidad tenemos que hacer que todos sean alfabetizados en este sentido—escribiendo y leyendo en el sentido tradicional—cuando tenemos los medios en nuestra tecnología para alcanzar un nuevo florecimiento en la comunicación oral? ¿De qué sirve el ‘reconocimiento de discurso’ y síntesis de lenguaje sino nos dirigen a nuevas formas de reducir la carga sobre el individuo de las nociones impuestas de "educación" que fueron producto de los conceptos económicos y la tecnología del siglo diecinueve?" [Anthony D. Oettinger, jefe del Harvard Program on Information Resources Policy y miembro del Concilio de Relaciones Extranjeras, 1982]. Y este afamado "gurú" es uno de los tecnócratas que diseñan los programas de educación para nuestros niños y jóvenes, hijos de la comunidad del Pacto, herederos de la Fe Bíblica... ¿sigo?

El mundo "real" es cruel. Continuará siendo cruel aunque aparezca vestido de legalidad. Es la época de la coerción legalizada. Los Boys Scouts en EUA fueron acusados por discriminar "preferencias sexuales" en aspirantes a formar parte de sus filas. En español: Quieren que a los homosexuales se les permita pasar noches de campamento con el resto de los jóvenes. En EUA si la prensa publica un crimen o delito perpetrado por un homosexual provoca el grito de "¡homofóbicos!". En una palabra: Esta "clase social" posee inmunidad para los medios de comunicación. La lucha en EUA para que se dictaminen penas más fuertes para crímenes en contra de homosexuales también está en aumento. ¿Quién está al frente de la batalla por la cultura?